viernes, 27 de noviembre de 2009

Malas noticas, Nicolás

Malas noticias esta vez, Nicolás. La marca turística Molina y Alto Tajo que la Junta de Comunidades acaba de presentar a los medios desde la lejanía de Guadalajara, es un revés muy serio para una comarca como la nuestra, que no está precisamente para que le hagan malas faenas, y menos con dinero público, sino muy necesitada de actuaciones positivas solidarias.

Hay mucho que decir sobre el asunto y te lo contaré todo, no te preocupes. Pero déjame situar muy a grandes rasgos a los lectores del blog que no conocen nuestra comarca, para que nos puedan seguir mejor. Déjame que la misiva, esta vez, sea para ellos

Y bien, lo primero que quiero decirles es que el Alto Tajo no está fuera de la comarca de Molina como puede interpretarse del nombre de la marca, sino que ha sido y es una parte de la misma. También les informo de que aparte de Alto Tajo y de la ciudad de Molina –así denominamos por aquí a nuestro lugar cabecera- hay casi sesenta pueblos más que forman parte de esta Comarca, pero que no están ubicados en el área Alto Tajo ni son la ciudad de Molina, los cuales han quedado excluidos radicalmente de la promoción turística que representa la citada marca.

Y no será porque esta basta superficie marginada turísticamente por la Junta de Comunidades, no tenga nada que ofrecer; que no es así. Muy por el contrario, aporta una buena parte del producto turístico del conjunto de la zona, que no sólo es paisaje, ni el mismo está sólo en el Alto Tajo; es también patrimonio, arquitectura, cultura, fauna y mucho más, cuya variedad, es precisamente lo que completa la oferta turística de la comarca y hace mucho más rico y atractivo el producto.

Por otra parte, en una comarca tan despoblada como la nuestra, todos los pueblos necesitan por igual aprovechar el recurso del turismo para fijar población, y la Junta de Comunidades no puede utilizar el dinero público para promocionar arbitrariamente una parte del territorio, a la par que le cierra las puertas a otra parte del mismo, dentro de la misma comarca. Todos los pueblos están igual de precisados, todos tienen los mismos derechos y todos aportan riqueza y variedad turística que, juntada y bien promocionada toda ella, a nadie perjudica y a todos favorece.

Sirvan estas pinceladas como introducción al tema del turismo, del que vamos a hablar mucho más; tanto como sea necesario. El lunes mismo o a lo más tardar el martes, te envío otra carta explicándote sin tapujos los antecedentes y datos que han dado lugar a que el proceso de dinamización turística en la zona la hayan culminado con la fijación de una marca tan sectaria y excluyente.





miércoles, 25 de noviembre de 2009

Rato y Solbes: Dos bluffs en el vientre de una burbuja

Ya sabes, Nico, cuando se generaba empleo merced a la burbuja de la construcción los partidos gobernantes sacaban pecho y atribuían el mérito a su buena gestión económica y nos presentaban a sus ministros de economía como verdaderos cerebros del éxito. Pues bien, hete aquí, que pincha la burbuja y salen de su vientre dos inmensos bluffs que se evaporan sin dejar rastro.

Ocurre, Nico, que cuando se retiraron los escombros de la burbuja de la construcción, quedó al descubierto que estos superministros de rimbombancia y marketing y sus gobiernos, no habían hecho nada de mérito en este campo o, al menos, no lo principal, que era gestar a la mayor velocidad y desde el primer momento un nuevo modelo económico, para que cuando estallara la subsudicha, estuviéramos preparados y evitar así lo más posible esta sangría de desempleo, parte del cual proviene de la crisis general, ciertamente; pero otra parte, de la inoperancia de estos dos ministros engaño que en vez de dedicarse a crear el nuevo modelo económico, se inhibieron de todo, ya que una burbuja estaba haciendo el trabajo por ellos. Ahora dicen que va en serio lo del nuevo modelo, y vale. Pero ¿y el tiempo perdido? ¿y las consecuencias que está teniendo?

Y pensar, Nico, que toda una cohorte de ilustrados tertulianos y plumíferos, han dicho y escrito millones y millones de palabras loando a los dos superministros. Y pensar que el trabajo de una burbuja ha sido parte esencial del programa electoral de los principales partidos durante varios años. Y pensar que todo esto ha ocurrido a sabiendas de que la burbuja acabaría estallando ¡Qué país, Nico, qué país!

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Un comercio asfixiado por dos crisis a la vez

Hoy, Nicolás, quiero hablarte del eslabón más débil de la cadena, del sector más acuciado; hoy quiero hablarte del comercio de nuestra comarca.

Hoy te hablo de un sector con claros signos de agonía, que se debate entre la necesidad de subsistir, porque de algo hay que vivir, y el riesgo de echar el candado, porque no salen las cuentas. De un sector que abarca a todos los que dependen del consumo local y zonal, que ya venía padeciendo una crisis aguda y permanente a causa de la despoblación que no cesa, de un sector al que se le han juntado dos crisis a la vez, la que ya tenía y la general que ha llegado ahora.

Sí, Nicolás, sí: dos crisis a la vez. Dos crisis juntas, a las que es imposible hacerles frente, si no se toman medias especiales y rápidas. Es como la gripe A. Si nos alcanza a quienes estamos sanos, pues pasamos unos días malos y a correr, pero si la cogen personas que ya vienen padeciendo enfermedades crónicas, el riesgo es mucho mayor y precisan de cuidados y tratamientos especiales para combatirla

Hoy te hablo, Nicolás, de un conjunto de pequeños negocios, de cada uno de los cuales depende una familia entera y de unos cuantos de ellos, los más grandes, varias. Te hablo de una gente, que no puede hacerse planes de futuro, porque su propio presente se ha convertido en un verdadero enigma, cuya incertidumbre no proviene tanto de no saber qué pasará si las cosas siguen así, que se supone (subsistir mientras sea posible y cuando no, cerrar), como de no saber si se tomarán o no se tomarán las medidas que la crítica situación exige y si se iniciarán o no se iniciarán a tiempo

Recetas milagrosas para abordar una doble crisis como ésta, puede que no haya, pero proceder como si no ocurriera nada grave, es dejar al enfermo desatendido ante su dura enfermedad. Si la situación del sector es especial; especiales tendrán que ser también las medidas que se emprendan. Y, entre ellas, es evidente que no puede faltar el acceso al crédito, y si la banca privada se lo niega, el Gobierno Regional tendrá que garantizar que les llegue el crédito oficial. También parece de cajón que, al menos hasta que amaine el temporal, deben establecerse, o bien exenciones fiscales o bien ayudas para la subsistencia. Y, por supuesto, que se les otorgue el máximo de ayuda que se concede para las iniciativas privadas -el 40%- a todos los que, en estas adversas circunstancias, se atrevan a desafiar el riesgo y efectúen reformas o ampliación de su negocio.

Y, a la par de lo anterior, que el Gobierno Regional ponga en marcha sin más dilación, todas y cada una de las medidas del Plan Integral que nuestra zona precisa y que once mil personas le demandamos con nuestra firma a pie de escrito, porque de la plasmación de ese Plan –de todo él- dependen las posibilidades que todavía le queden a esta comarca y a su comercio para salir hacia adelante, para propiciar el desarrollo e incrementar la población

¿No dicen que por aquí nos parecemos mucho a los maños? ¿Y no se dice también que los maños son muy erre que erre? Pues eso, erre que erre hasta conseguir las cosas, No nos queda otra salida. Seguir como si tal, es consentir por inacción que nuestro comercio se vaya hundiendo, y eso es algo que no deben permitir los comerciantes, pero tampoco los demás; porque queremos seguir viviendo aquí, sí, pero en condiciones, consolidando y ampliando los lugares donde poder comprar el pan, unos zapatos, un saco de cemento, un vídeo o una puerta y no desmantelándolos.

Consolidar los actuales negocios y crear otros, es buscar una salida, no sólo a sus propietarios sino a toda la comarca; empezar a cerrarlos en la crítica situación que ya se encuentra la misma, es conducirla hacia el ocaso. En definitiva, Nicolás: ante las dos crisis que les están cayendo encima a nuestro comercio no hay quelevamosahacer que valga; pues como decía Séneca, cuando se esta en medio de las adversidades, ya es tarde para ser cautos




jueves, 12 de noviembre de 2009

La Otra Guadalajara y la plataforma No al Uranio

Continúo, Nicolás, con la recapitulación 2005-2009

Terminaba mi carta anterior refiriéndome al surgimiento de La Otra Guadalajara y te puse su Web, con la intención deliberada de inducirte a entrar en ella. Me alegró leer en la tuya de ayer, que te pasaste por esta página el fin de semana y que, por primera vez, te has empapado a fondo de las pretensiones de este movimiento.

Si te has empapado como dices, supongo que habrás reparado en que todas las medidas de su Plan Integral están muy interrelacionadas entre sí, se complementan unas a otras y forman parte de un todo que urge activar en su conjunto, para que todavía pueda ser posible el desarrollo y la repoblación humana de esta maltrecha y despoblada comarca. Y también te habrás dado cuenta, como yo, de que todo su discurso gira en torno a tres ejes: medidas de infraestructuras y de servicios dignos y modernos, apoyo suficiente a las iniciativas privadas y un plan de choque público para empezar a incrementar la población desde ya mismo. Convendrás conmigo, que es un discurso necesario y de puro sentido común y a la vez nuevo, porque una propuesta así, Nicolás, nunca antes había surgido en nuestra tierra.

Tampoco espero que se te hayan pasado por alto otros rasgos que acreditan el asentamiento y madurez de este movimiento: Si has observado, verás que fomenta la participación de la gente en las tareas; es lo que atestiguan las once mil firmas de apoyo al Plan Integral, el masivo acto de toque de rebato que se celebró en Molina o la entrega de las firmas a los gobiernos de Madrid y de Castilla-La Mancha con dos autocares llenos de gente. También te habrás percibido, que defiende la unidad apartidista de todos como un requisito imprescindible, para poder luchar con eficacia por una comarca que se debate entre el ser y no ser. Y, asimismo, que cuida mucho la relación con todo su entorno: Con el comercio y las empresas de la zona que han sufragado con sus aportaciones voluntarias los gastos de las principales movilizaciones, con los sindicatos y los empresarios de la provincia que se trasladaron expresamente a Molina a testimoniar su apoyo en un acto público masivo, con las instituciones y asociaciones de la zona, varias de las cuales le han dado su apoyo expreso y con otros movimientos que luchan prácticamente por lo mismo, como Queremos Futuro. Otro tanto cabe decir, sobre la atención a los medios de comunicación, cuya receptividad y reconocimiento al movimiento por parte de los mismos, es bien conocida de todos.

Y en paralelo, hace del diálogo con las Instituciones, una constante de su actividad. Merced a ello, supo aguantar con firmeza esa etapa en la que se le ponían barreras para que no fuera escuchado por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, y merced a ello también, consiguió romperlas y celebrar tres largas entrevistas con la misma (dos de ellas con la presencia del Presidente Sr. Barreda) para debatir sobre todas las medidas del Plan Integral Comarcal, que han culminado con la asunción de once compromisos por parte de dicha Junta, cuyos puntos son básicamente los mismos del Plan Integral y, algunos de los cuales, ya se han empezado a poner en marcha.

Sé que tengo la ventaja de que conozco este movimiento mejor que tú, porque participo en él; pero también la desventaja de que puedas pensar que soy subjetivo, por eso he procurado opinar basándome en hechos que están ahí y que son verificables.

Por otra parte, Nicolás, creo que el movimiento NO AL URANIO ha jugado un papel fundamental en que no se hayan ido al garete las pocas o muchas posibilidades de futuro que tenga nuestra comarca. Si la pretensión de la explotación del uranio en nuestra zona por parte de una empresa hubiera salido adelante, en vez de dársele carpetazo al asunto, que es lo que parece seguro que está a punto de suceder, el Plan Integral propuesto por La Otra Guadalajara no habría servido de mucho. Imagínate tú mismo que habría ocurrido, si a la par de poner en marcha sus medidas, la comarca estuviera sufriendo en paralelo daños irreparables medioambientales, paisajísticos, de contaminación y de salud, por la explotación de esas minas de uranio. Si has entrado en la página Web http://www.noaluranio.es/ , como te aconsejé meses atrás y has analizado todo lo que en ella se dice, tú mismo te habrás dado cuenta del inmenso desastre que las minas hubieran supuesto para nuestra zona.

Por eso tenemos que sentirnos muy satisfechos y estar agradecidos a todos los que se han movilizado mostrando su rechazo. A los asociaciones y los ayuntamientos de los pueblos afectados, que fueron los primeros en oponerse, a varias asociaciones y ayuntamientos de la comarca que se fueron sumando después, a las propias cortes de Aragón, a cuya región también le afectaba por la parte próxima a nuestra zona y a las instituciones y partidos de la provincia, que también se sumaron al rechazo.

Especialmente agradecidos debemos estarles a Ecologistas en Acción de Guadalajara, que hicieron las correspondientes alegaciones legales a su debido tiempo y, sobre todo, a la plataforma NO AL URANIO, que ha sido la verdadera dinamizadora y aglutinadora del movimiento de rechazo a las minas. Y no me quedaría conforme, Nicolás, si no hiciera una mención expresa a la lucha de una serie de personas independientes, vecinos e hijos de nuestros pueblos, que viendo la que se nos venía encima, se lo han currado como nadie desde la plataforma. Creo que personas así, personas que desde la discreción pelean por el bien de nuestra tierra, merecen la gratitud y admiración de todos.

Resumiendo lo dicho en las dos cartas de recapitulación, creo que podremos estar de acuerdo, Nico, en que se ha evitado lo peor: la explotación de la mina de uranio y se tiene bien encarrilado lo mejor: la lucha unitaria por un Plan Integral Comarcal de desarrollo y repoblación humana. Nos queda ahora la difícil tarea de conseguir que los compromisos de la Junta de Comunidades y de su Presidente no se queden en promesas, y en ello hay que centrarse. Pero es evidente, que un nuevo discurso comarcal ha echado a andar y que camina con pasos firmes y con ideas bastante claras de lo que se pretende.

El futuro de esta comarca, apenas se ha empezado a escribir y le quedan aún muchísimas páginas en blanco que, o las vamos escribiendo día a día con nuestra implicación los vecinos e hijos que decimos querer a esta tierra, o nadie las escribirá por nosotros, ni siquiera nuestros descendientes, porque para entonces, ya será demasiado tarde.

jueves, 5 de noviembre de 2009

Los primeros síntomas de un nuevo discurso

Si te parece, Nicolás, vamos a recapitular sobre lo acaecido en nuestra Comarca desde la segunda mitad de 2005 hasta hoy. Nos servirá para ordenar y sintetizar nuestras ideas y, de paso, para orientar a posibles lectores del blog que no conozcan de cerca lo que acontece en una Comarca con un amplio territorio, que alberga un centenar de pequeñas localidades y cuya densidad de población es la más baja de Europa: 1,6 habitantes/km2.

Si recuerdas, en aquella carta que te envié el 22 de septiembre de 2005, no sólo te daba argumentos para que pusieras los pies en el suelo, sino que también te decía al final, que se vislumbraban algunas cosas, que invitaban al optimismo. Pues bien, por ellas voy a empezar.

En mi opinión, el devastador incendio que asoló trece mil has de bosque y del que tanto hemos hablado, supuso un aldabonazo en nuestras adormecidas conciencias, una especie de sentimiento de que era la gota de agua que colmaba el vaso de las adversidades y de que algo teníamos que hacer para cambiar la situación antes de que fuera demasiado tarde. Fuera por ello o no, lo cierto es que durante los cinco meses que quedaban del 2005 y principios de 2006, aparecieron de súbito varios síntomas que indicaban un cierto despertar; surgieron ideas y propuestas que, aunque inconexas e insuficientes, tenían un denominador común: Eran, por fin, iniciativas sobre los principales problemas que afectaban a toda la comarca y que debíamos resolver entre todos.

La actitud de Queremos Futuro www.queremosfuturo.org en la Comisión de seguimiento del área incendiada demandando que alguna de esas ayudas fueran para toda la comarca y no sólo para la zona calcinada; la propuesta del Parador Nacional, argumentada por la propia Junta, como una actuación de la que se beneficiaría toda la zona; la reivindicación de que la carretera Alcolea-Monreal, se convirtiera en Autovía, en vez de vía rápida, que empezó a proponerse desde algunas instancias; las voces que se levantaron desde ciertos ayuntamientos y alcaldes (Molina, Peralejos, Adobes…) reclamando que se extendieran a toda la comarca las medidas que se estaban poniendo en marcha en el área calcinada, la insistencia de algunos asambleistas y del propio Presidente de la Comunidad del Real Señorío de Molina y su Tierra, de que esta institución tomara en sus manos ciertas medidas que afectaban a toda la zona, etc., eran iniciativas y propuestas muy significativas, que desbordaban por completo el marco de cada una de nuestras pequeñas localidades y apuntaban hacia soluciones de carácter comarcal.

En el mismo contesto debemos situar las opiniones y debates sobre la comarcalización que surgieron en algunos medios escritos y las propias propuestas que hicimos algunos participantes de la tierra en el VI Congreso Regional de Ciudades y Pueblos Sostenibles de Castilla-La Mancha, celebrado en Molina en octubre de 2005.

No eran todavía propuestas suficientes, ni estaban tan desarrolladas como se requiere para un discurso nuevo y comarcal, pero sí componentes del mismo y el preludio de lo que acabaría aconteciendo entre finales de 2005 y principios de 2006: el surgimiento de La Otra Guadalajara, www.laotraguadalajara.net. En el Plan Integral de Desarrollo y Repoblación Humana elaborado por este movimiento ciudadano, quedaron definitivamente recogidas y definidas esas iniciativas dispersas y con ellas y otras nuevas, se le dio cuerpo y perspectiva, al fin, al nuevo discurso que se venía cerniendo

No exagero, Nicolás, cuando digo que es un discurso nuevo; pues si no dime tú, que expresión tengo que utilizar para definir el que hayamos pasado en tan poco tiempo del resignado y qué le vamos a hacer, al esperanzador vamos a ver qué podemos conseguir aún entre todos; de un discurso mantenido durante treinta años en que cada localidad iba a lo suyo y sólo a lo suyo, a otro nuevo de referencia y perspectiva comarcal, que reconoce la necesidad de seguir atendiendo lo específico de cada una de nuestras pequeñas localidades, pero que tiene muy claro, que el ámbito comarcal es imprescindible para poder plantear y resolver los principales problemas de despoblación y de falta de desarrollo que tan drásticamente aquejan a nuestra tierra.

Y no solo está elegido el escenario adecuado, sino que, como tú bien sabes, se cuenta ya con un Plan Integral Comarcal, apoyado por la mayoría de la población de forma expresa a través de su firma y, al menos de palabra, con un compromiso de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha de asumir las medidas que contiene. Pero de todo esto, Nicolás, ya te haré la recapitulación en la carta siguiente