lunes, 24 de abril de 2017

Contra la despoblación, así me caigan mil querellas

Nicolás, de tus Whatsapp desprendo que estás preocupado por lo que te dije de escribir el libro. No confundas no dejar títere con cabeza, como temes, con decir todo lo que pienso, sin callarme nada.

Ya sé que el asunto sobre el que voy a escribir, tiene poderosos enemigos y muchos aprovechados. Unos ya, a cara descubierta, otros pretendiendo dar gato por liebre y otros, bastante camuflados  todavía.

Pero por encima de ello, un millón de veces por encima, está el drama de la despoblación, el hacer lo indecible para que nuestras pueblos y comarcas no se conviertan en desiertos humanos, que poco les falta; ante este azote y ante la literatura mentecata, incomprometida, de escepticismo y de falta de propuestas imperante, donde ni si quiera importa los derechos constitucionales que nos asisten, no caben, moralmente, las medias tintas

Aprovechando que la responsabilidad que asumo es absolutamente personal, y nada tiene que ver ya con lo que diga o haga La Otra Guadalajara, donde no tengo ya ningún cargo o responsabilidad, no voy a silenciar nada que considere necesario contar ; aunque ello, sin duda, me acarreará más adversarios.

Sé distinguir muy bien entre el sumo respeto que se debe tener a todo el mundo en su vida particular y privada y el derecho a criticar las acciones públicas que me parezcan injustas, las cometan los cargos públicos,  que las cometan, sea el Presidente de la Nación, o de una Comunidad Autónoma, o sea, el alcalde o cualquier edil del pueblo más pequeño Es difícil que caiga en el error de confundir una cosa con la otra. Y, además, el primero  que leerá el texto cuando lo tenga terminado, será un abogado. Así, que no pases cuidado, Nico.

Pero a pesar de lo dicho, tengo claro que, amparados en las carencias que tiene la libertad de expresión y en que no es lo mismo ser de los de arriba, que de los de abajo, me van a caer unas cuantas querellas, que las ganaré si la ley mejora hasta que lo publique o perderé algunas si no es así. Pero te puedo garantizar, que no me voy a arrugar y diré todo lo que crea que es positivo en la lucha contra la despoblación.

Tan convencido estoy de que van a aumentar el número de adversarios que,  aunque no tenga decidido el título aún, uno de los que  más me pasa por la cabeza es: “Contra la despoblación, así me caigan mil querellas.” Y con estas letras quiero que dejemos cerrado el tema, Nicolás. Ahora a trabajar.






sábado, 22 de abril de 2017

Una pequeña sorpresa Nicolás

Querido amigo, Nicolás, te voy a dar una sorpresa: Desde hoy centro mi tiempo y mis esfuerzos en escribir un libro sobre las Comarcas más despobladas de la España Interior del Medio Rural y sobre la Comarca de Molina, por supuesto,, donde se halla nuestro querido pueblo.

No digo que no te envíe cuando lo crea oportuno alguna misiva publicada en el blog; pero la prioridad va a ser el libro. Me mueven a dar el paso ciertas razones; algunas de ellas te las desgrano para que te hagas una idea:

Conoces como pocos, que mi forma de ser ha sido siempre muy híper activa y que en todas las tareas sociales y políticas donde me he implicado he participado siempre con ilusión, pasión y seriedad y me han aportado bastante felicidad y sentirme lleno y satisfecho conmigo mismo.

Ocurre, sin embargo, que desde que se me cruzaron los problemas de salud, he tenido que reducir mi actividad a casi nada; a menos de un 5% de lo que hacía habitualmente, incluido después de regresar de Madrid a vivir aquí. Son tantos años vividos, sentidos y disfrutados con intensidad, que prescindir de ello tan bruscamente, a veces, me generan vacío y bajón, para lo cual, dada mi forma de ser, no veo mejor antídoto que llenar el tiempo de otra manera, con poca acción física (¡qué remedio!), pero bastante intensidad mental.                                

Como ya te he comentado otras veces, la lucha contra la despoblación la siento, la vivo, me apasiona y me realiza mucho implicarme en la tarea. Y, como por otra parte, aunque no soy un escribiente en el mejor sentido del término, sabes que me gusta mucho la reflexión, el análisis y la escritura; o sea el ensayo. Se dan, pues, los dos elementos imprescindibles para escribir, para levantarme de buena mañana como a mí me gusta y ponerme a la tarea del libro; así que con este trabajo, espero elevar sustancialmente mi estado de ánimo que no está muy alto que digamos y, escribiendo el libro, volver a recuperar el grado de ilusión y pasión que tanto me ha ayudado siempre a sentirme a gusto en la vida y, sobre todo, que con el libro pueda hacer alguna aportación que pueda interesar.

Hay un tercer factor más, que me va estimular lo suyo y es, que casi toda la literatura sobre la despoblación que va pasando por mis manos, está muy impregnada de escepticismo y muy carente de propuestas, amén de una borrachera de estadísticas del todo innecesarias, dado que la realidad   de nuestros pueblos y comarcas es tan evidente, incluso para los que no viven en el medio rural, que basta con abrir los ojos y darse una vuelta por media docena de ellas para palpar lo que  pasa. Otra cosa es hacer propuestas plasmables que reactiven las comarcas; que para mí es lo más determinante. Más te digo: Si no lo hiciera con las miras de intentar propuestas lo más trabajadas posible, no asumiría escribir el libro.

Y si dejamos la literatura y nos adentramos en las asociaciones y plataformas que dicen luchar contra la despoblación; entonces es como para mear y no echar gota; casi todas ellas adolecen del mismo mal, confundir la parte con el todo, bien sea por ignorancia, bien sea por conveniencia; porque ahora la despoblación se ha puesto muy moda y surgen aprovechad@s hasta por debajo de las piedras, en demasiados casos utilizando la despoblación como coartada para servirse de ella. Y muy pocas veces, con el ánimo sincero de combatirla e intentar revertir la situación


En fin, que llevaba mucho tiempo pensando en esto del libro pero nunca daba el paso y ahora acaban de entrarme unas ganas fuertes de empezar y no pienso dar marcha atrás. Pondré voluntad y esfuerzo, pero ya  veremos lo que me sale. Puede que me pase como en el chiste de Eugenio: Dice que eran dos amigos y el uno le digu al otro: Oye que ya compré tu libro y el otro le contesta: ¡Ah! ¿fuiste tú?

domingo, 16 de abril de 2017

NO SABEN QUE NO LO SABEN


Hay gente, Nicolás, que se cree socialista y no sabe que Susana Díaz es derecha pura, rancia y dura y lo peor, es que no saben que no lo saben.

Por no saber no saben que Susana Díaz lleva ya perpetrados en Andalucía 32 golpes de parido exactamente iguales que el perpetrado a Pedro Sánchez, dirigido por la Susodicha, Rubalcaba y Felipe Gonzalez: Dimisión en bloque de la mitad más uno de la Ejecutiva, nombramiento de una Gestora afín, y a otra cosa mariposa. Y ya que estamos en Semana Santa, viene a cuento recordar, que Pedro Sánchez también tuvo su Judas, el portavoz Hernando, aunque también habrá gente que se crea socialista, que no saben, que no lo saben.

Aprovecho para decirte que en tres o cuatro días volveré a la carga ahondando más en dos aspectos sobre la despoblación, que tienen mucha profundidad: La financiación de Ley de Desarrollo Rural de 2007 y los Deberes ante la despoblación exclusivos del Estado y las CCAA, ante los que nada tiene que ver la Comunidad Europea. 

En la anterior me centré tanto en demostrar que los políticos y los empresarios están tomando las medidas para cargarse la Ley de Desarrollo Sostenible del medio Rural, para que no vaya a parar ni un sólo euro a las 189 Comarcas deprimidas de la España Rural del Interior, en vez del 100/% al que obliga dicha Ley, que no me quedó espacio para profundar en los dos aspectos importantes que te refiero.



 


martes, 11 de abril de 2017

Falaz manipulación Susanista tras la muerte de Carme Chacón


Ya te dije ayer por whatsapp, Nicolás, que no me gustaba el día de las alabanzas, el día que todos somos maravillosos; con nuestras cosillas, pero buena gente en el fondo. También te recalqué que no te haría ninguna carta por la triste muerte  de Carme Chacón de forma repentina y en la flor de su vida, como no lo hago nunca con nadie. Y te agregué, además, que no me gusta hacer distingos en los fallecimientos, entre la gente relevante y la gente corriente.


Si me salto  la regla, es contra mis deseos, es porque se me están haciendo insoportables las falacias políticas de Susana Díaz y toda su cohorte de de dirigentes políticos del aparato, que han aprovechado todos ellos a tope y sin el menor rubor, el último adiós a su compañera Carme Chacón, para apretar el acelerador político hasta extremos vergonzantes, que siento la necesidad de criticar, porque no es ético convertir esa muerte ni ninguna, en un día electoral  clave para impulsar las primarias de nadie. Y menos improvisando un relato de falacias, que poco tienen que ver con el  quehacer político real de la fallecida. 


Lo lógico, lo decoroso ante una muerte tan dramática, es compartir condolencias con sus seres más queridos, aliviar la pena recordando sus principales valores personales y humanos, realzar la entereza de llevar su vida con tanta valentía, a pesar del grave trastorno congénito de su corazón, etc. Y si se quiere, ensalzar políticamente el valor que más le caracterizaba: Su actitud rompedora de palabra y de hecho a favor de la igualdad de las mujeres y de sus derechos.


Pero el oportunismo, la demagogia y las ansias de poder insaciable de la derechosa Presidenta andaluza, secundada por un aparato del PSOE del mismo tenor, unido al pánico de que gane Pedro Sánchez a pesar del aparato y las tropelías que le han hecho, les ha llevado a adoptar una actitud tan inoportuna y tan falaz sobre los valores políticos de la fallecida, que tildar el hecho de vergonzante,  es quedarme muy corto.


Por si ya no era bastante con el golpe de estado que dieron contra Pedro Sánchez elegido por la militancia, pero decapitado con la dimisión en bloque, en un abrir y cerrar de ojos, de la mitad más uno de los miembros de la Ejecutiva, incluida la propia Chacón, continuando con la creación de una Gestora de parte, controlada y dirigida por Susana y Rubalcaba, siguiendo con los juegos y maniobras que se traen con el censo de militantes. Y por si no era ya bastante  con todo ello, lo remachan con otro paso indecoroso: construir un relato falso sobre Carme Chacón, con la pretensión de colárselo a la militancia como un relato verídico que le pertenece a Susana y los suyos.


Relato falso, sí, porque Carme nunca jamás fue una mujer caracterizada en propiciar cercanías  y climas unitarios como  le atribuyen. Y si no, que se lo digan a la militancia del PSC, donde militaba y donde contaba con escasas simpatías. Tampoco ha sido jamás una persona de ideas firmes como alardea el susanismo; todo lo contrario, sus ideas han sido de conveniencia. Su pasión por el poder y sus maniobras para estar encaramada en lo más alto, han puesto en evidencia que las ideas le importaban muy poco; de ahí, que unas veces sustentara unas ideas determinadas y otras veces, las contrarias.


Conocido es su discurso renovador y profundo de cambio de personas y de ideas en el PSOE, cuando le disputaba la Secretaría General a Rubalcaba. Y conocidas son ahora sus ideas absolutamente contrarias a las anteriores, de apoyo abierto a todo lo más derechoso, inmovilista, rancio y clientelar del PSOE, representado en Susana Díaz y el aparato político de dinosaurios políticos que la apoyan; se entiende que era a cambio de hacerla la dirigente de un PSC de obediencia debida al susanismo. 


Y ello, por no hablar de su papel como Ministra de la Vivienda, donde se acordó una Ley de aceleración de los desahucios, que destrozaron la vida a muchos miles de familias y la muerte, por suicidio, de algunas personas, que no pudieron soportar semejante desgracia. O de su responsabilidad política compartida desde el gobierno en la segunda legislatura de Zapatero, tan funesta.


Tan vergonzante actitud de Susana y los suyos, contrasta con la correcta postura de Pedro Sánchez que, asumiendo que no eran momentos para hacer política, se limitó a dar sus condolencias, a resaltar los valores humanos y la valentía de la fallecida y a realzar su rasgo político más favorable de romper amarras de palabra y de hecho en defensa de los derechos y la igualdad de la mujer.


Es de suponer, que las aguas volverán a su cauce, que la verdad, por evidente, se abrirá paso tan pronto remita el lógico estado emocional que la muerte de Carme Chacón haya podido causar en muchos militantes y que, el susanismo que le dio el golpe de estado a Pedro Sánchez para que gobernara el PP esta legislatura y la siguiente, muerdan el polvo, pierdan las primarias y no se salgan con la suya.


Susanismo y cambio son incompatibles, son legislaturas para las alianzas de la triple A, gobernadas por el PP, para seguir jodiendo la vida a mucha gente e impedir los anhelos de tantos y tantos que queremos cambio, sin esperar ni siete, ni seis, ni cinco, ni cuatro, ni tres años para conseguirlo y abrirle las puertas al futuro, a una nueva etapa sin triple A. En definitiva, al cambio que demanda la mayoría social y, de un modo imperioso, los millones de personas que lo están pasando tan mal y que necesitan como el aire que respiran, aliviar con urgencia su penosa situación y alcanzar la vida digna, que como seres humanos merecen.











jueves, 6 de abril de 2017

Cartas a Aitana de su abuelo. Vale la pena leerla y después repasar nuestra conciencia


Que bien nos vendría a todos leer dos veces esta carta a Aitana de su abuelo Carmelo Romero Salvador publicada en su FB y después echarle un buen rato a repasar críticamente nuestra  a propia conciencia

CARTAS A AITANA (43)
Pegados nariz y ojos en los cristales de la ventana, vemos, Aitana, cómo infinidad de pelusas blancas danzan entre las fachadas y los tejados de las casas y cómo la ribera del Ebro esconde el verde de su hierba bajo un manto blanquecino.

Si no calentara el sol con la fuerza con la que calienta, pensaríamos Aitana que está nevando. Pero es primavera; primavera cálida en esta Zaragoza que de cuando en vez da al olvido el cierzo y la niebla.

Es necesario Aitana no confundir las realidades. Ni las de la naturaleza, ni las del pensamiento. La capacidad de engaño, especialmente desde el poder, es grande. Tanto más grande cuanto más grande es el poder. Vacúnate siempre contra él, incluso si llegas a tenerlo, Porque si no es así llegará un momento en que ni siquiera necesitarás ser engañada. Te autoengañarás a ti misma como forma de justificar tu pensamiento y tus actos.
No te baste Aitana con creer que la libertad de pensamiento existe porque hay unas leyes que así lo dicen. Las libertades –a las libertades reales me refiero- hay que ganarlas día a día. Y esa batalla es mucho más dura de lo que en principio puedas pensar. Como acuden los mosquitos a las farolas encendidas en noche de verano, acudimos muchas veces los humanos a las noticias que los poderes nos suministran. ¿Son nuestra luz o simple y miserablemente la luz que quieren ofrecernos para que nos sumamos en la oscuridad?

Sigamos, Aitana, con la nariz y los ojos en los cristales de la ventana para ver que esos copos que bailan sin rumbo ni compás entre las casas y ese manto blanquecino en la ribera del río no son nieve, sino los frutos de los chopos. Mira, mira ahí a lo lejos, como se deshilachan, tal que si fueran algodón o vedijas de lana blanca, los chopos junto al Ebro. Ya ves, Aitana, no siempre que blanquea el campo es porque haya nevado. Acuérdate de esto para saber que a veces la luz que te ofrecen no es para que veas mejor, sino para cegarte.

Salud y muchos besos, Aitana. (6-IV-2017)

martes, 4 de abril de 2017

Contra la despoblación, solo hay una solución: Ley de Desarrollo Sostenible para el Medio Rural de 2007


Denle las vueltas que quieran amigos del medio rural y no rural. Una, mil, diez mil, las que quieran, y verán cómo llegan a la conclusión de que las acciones contra la despoblación y la reactivación de las comarcas deprimidas, sólo tienen una salida: La ley de desarrollo sostenible para el medio rural de 2007 (en adelante LDSMR) y decreto (752/2010) para su aplicación. En lo sucesivo omito el Decreto, pues cada vez que cite la Ley, me refiero a ambas piezas conjuntamente. Las demás propuestas, sin excepción, son fuegos artificiales, en la mayoría de las ocasiones pensadas para cargarse  la LDSMR.  SIGUE....

miércoles, 22 de marzo de 2017

No luchan contra la despoblación, se sirven de ella (2) Un avance en el concepto y una gran trampa en los hechos.


Primero déjame que te ponga en situación

El 17 de Enero del año en curso, Nicolás, se celebró la VI Conferencia de Presidentes de las Comunidades Autónomas (CCAA) con el Gobierno. En ella, se propuso elaborar un nuevo sistema de financiación de las mismas, donde por primera vez, se introduciría el concepto de despoblación.

Hasta ahora, se manejaba como criterio principal de financiación a las CCAA, el de mayor población, bajo el concepto que, a más habitantes, más aportación fiscal al Estado y, por lo mismo, más dinero a recibir. Esto, dicho en general, que luego hay una serie de matices, que no hay quien se aclare.

El propio  Carlos Sanchez, economista y escritor, lo refleja con humor  cuando dice: He escrito ya tres libros sobre la financiación autonómica y aún no la entiendo. Por ponerte un ejemplo, Nico: La Comunidad Valenciana, está en el paquete de las Autonomías más pobladas y, a la vez, en el paquete de las que menos; de las que reciben dinero del Fondo de Compensación Interterritorial. Yo mismo, en un ataque de amor propio, he querido aclararme sobre esos entresijos y lo único que he sacado en claro es, que quienes los han introducido o estaban locos o llevaban cuatro tragos de más.

Quédate, pues, con lo esencial, Nicolás, las autonomías más pobladas, reciben más dinero y, como han seguido creciendo, sus presidentes pretenden un incremento;  mientras que los presidentes de otras ocho, piden que el aumento sea para las suyas. Su argumento: que tienen muchas comarcas amplísimas en superficie, pero muy despobladas, y darles los servicios básicos implica más gasto por habitante. Y ahí andan, un grupo y otro, a la greña, antagonizando, jugando a tirar de la soga a ver quién gana

Apelar a la despoblación, no significa combatirla.