domingo, 19 de febrero de 2017

Más que salirme de Podemos, tengo la conciencia que es Podemos quien se ha salido de sí mismo

No veas, Nicolás, lo poco que les ha gustado a varios amig@s, que me haya dado de baja como inscrito en Podemos. Por la amistad mutua que nos tenemos, casi nadie ha querido decírmelo en público, pero por el móvil  y el mensaje privado, me ha tocado escuchar y darles razones a unos cuant@s.

Los motivos que les he dado a esas buenas amistades, son los mismos que te voy a dar a ti, mi mejor amigo; aunque creía que habían quedado claros en mi última carta.

Yo tengo la conciencia que más que salirme de Podemos, es Podemos quien se ha salido de sí mismo. Por mi parte, Nicolás, sigo siendo fiel al espíritu 15-M y también al Podemos que propone y decide desde la base, desde los Círculos, que fue lo que nos prometieron y por  lo que me inscribí muy ilusionado.

Pero Podemos organizativamente ha desaprovechado Vista Alegre 2 y el no existir elecciones a la vista para dejar de ser un partido de viejo cuño. Que no lo hiciera en Vista Alegre 1, lo he respetado y justificado como el que más y escrito está en algunas cartas de las que te he mandado.

Era de cajón que al surgir Podemos con varios comicios a la vuelta de la esquina y dado que todos queríamos ir a por todas en los mismos, no quedaba otra, que organizar el partido jerárquicamente desde arriba y no con las candidaturas de los mejores y más capaces de Podemos, sino sólo con quienes tuvieran esas calidades dentro del escaso número de gente que conocía el grupo promotor, que es una cosa cualitativamente distinta, aunque inevitable para evitar infiltrados indeseados.

Pero el tiempo electoral ya pasó, los inscritos ya nos conocíamos más entre nosotros y ante los dirigentes; pero estos nos han demostrado con claridad meridiana, que no han querido dar el giro organizativo de 180 grados que permitía el momento, a fin de cumplir con el tipo de partido que prometieron. Por el contrario, estos dos años electorales han servido para que los dirigentes le hayan cogido un apego grande al modelo organizativo de viejo cuño. Te doy dos datos que no dejan lugar a dudas:

El primero, que se han presentado con candidaturas, cuya mayoría de personas eran las mismas de Vista Alegre I, casi todas provenientes del gueto de la universidad docente en vez de dar un salto cualitativo y llevar un ochenta o un noventa por ciento de la “gran universidad de la calle”  donde hay gente, y mucha, más capacitada y con mayor experiencia que las personas presentadas en las candidaturas.  Mayor prueba de resistencia al cambio organizativo no cabe.

El segundo y principal, es que mientras nos dijeron que el poder y la toma de decisiones residiría en los círculos, tan sólo se ha permitido optar al Consejo Ciudadano Estatal a cuatro candidatos de los 93 que compone el Consejo Estatal; o sea, nada que ver entre lo prometido y lo  permitido. Por decirlo suavemente, un gran incumplimiento de la palabra dada.

Es por ello, Nicolás, que yo sigo con el espíritu 15-M y con lo prometido por Podemos. Es Podemos quien se ha apartado del camino; si rectifican y retornan a su origen, si al menos el 70 o el 80% del Consejo Estatal es propuesto y elegido desde los círculos, no dudaré en volver a inscribirme, sino seguiré fuera, aunque continuaré votando a Podemos y pidiendo el voto para el partido, mientras mantengan las ideas de cambio, que tantos millones de personas necesitan con urgencia.

Bueno, digo, mientras mantengan ideas de cambio, pero debo agregar, además, que mientras no se conviertan en  un reducto cerrado, sectario, minoritario y sin incidencia real; algo que no hay que descartar. En primer lugar, por el daño irreparable que  ya le han causado a Podemos sus principales dirigentes ante muchos votantes con sus luchas infantiles, personalistas y de egos. Y en segundo lugar, porque no presagian nada bueno, las primeras medidas impuestas en el Consejo Ciudadano Estatal de ayer por los vencedores. Se trató a Errejón y  a su candidatura sin la mínima equidad, propio de la soberbia de los vencedores. Y eso demuestra que los vencedores  no han entendido o no quieren entender la reclamación de UNIDAD, que de forma unánime se les demando en Vista Alegre 2.  Y, así, No. Así, no hay salida.

Nada, Nicolás, es mi decisión personal, puede que equivocada, pero desde que dejé de militar en un partido hace ya la friolera de 35 años, me prometí a mí mismo, que jamás volvería a pertenecer a otro, salvo que apareciera uno en el que se pudiera hacer política de otra manera; esa otra manera, la prometía Podemos y por eso me inscribí y con ilusión; ahora veo que se ha apartado mucho de ella y por eso  me he dado de baja como inscrito. Y eso es todo


lunes, 13 de febrero de 2017

Ceso como inscrito en Podemos; Nicolas

Pasó Vista Alegre 2, Nicolás, y la exteriorización de alegría de los de Iglesias por haber ganado, me llenó de tristeza y me costó llorar. Será la edad. ¿Ganado a quién? ¿A Rajoy? ¿A Susana? ¿O a otros compañeros? ¡Qué celebración más indecorosa!
Celebrar victorias sobre otros compañeros, después del lamentable espectáculo de personalismos, egos y luchas de poder que nos han mostrado casi todos nuestros dirigentes, después de habernos dejado atónitos y ruborizados a millones de votantes, con ese espectáculo tan vergonzoso, está fuera de lugar.  Es la primer prueba de no haber entendido nada.

Y por último, aún valorando muy positivamente la apelación de los asistentes a la UNIDAD (de los de arriba, claro) me ha dado una pena inmensa, que el grito prioritario y permanente no haya sido CÍRCULOS AL PODER. Ni un sólo grito para los CÍRCULOS. Para su poder.

¡Se dice pronto, Nicolás!: De las 93 personas que componen el Consejo Ciudadano Estatal, a los CÍRCULOS sólo se les permitía elegir 4 (2 por los círculos sectoriales y 2 por los círculos territoriales). 4 de los CÍRCULOS, frente a 89  de arriba. ¿Eso es el poder desde la base? ¿Ese es el poder de los círculos? ¡Qué humillante!

Por favor, dirigentes de las tres tendencias, tenerles más respeto a los círculos, teneros más respeto a vosotros mismos, que vosotros fuisteis los que nos ilusionasteis de que el poder de Podemos lo constituirían los CÍRCULOS; es decir: poder para proponer, poder para debatir y poder para decidir. ¿O es que acaso le llamáis poder al mero hecho de hacernos consultas o plebiscitos de lo que convenga y cuando convenga a los arriba?  

Rogaría que ni el CCE ni nadie, vuelva mencionar el poder de los círculos, hasta que no `ponga encima de la mesa una propuesta donde al menos el 60 o el 70% del Consejo Ciudadano Estatal esté reglamentado que  sean miembros pertenecientes a los CÍRCULOS. y propuestos y elegidos desde los mismos.

No sé a quién votaré  en próximos comicios, seguramente a Unidos Podemos y, en ningún caso, al PSOE, pero eso no tiene nada que ver con mi situación de inscrito, de la que causo baja desde este mismo momento.

Y no volveré a inscribirme, salvo que un día sea verdad que el 60 o 70% del Consejo Ciudadano Estatal sea obligado que esté compuesto y propuesto por personas de los  CÍRCULOS. La verdad, Nicolás, que pocas esperanzas tengo de que eso vaya a suceder y, menos aún, de que mis ojos lo puedan ver. Pero daría media vida de la que me pueda quedar, porque esa situación se diera y yo fuera el equivocado.

Y por agarrarme a un clavo ardiendo, aún me engancho a la esperanza de que ese Podemos de por arriba -que no de los círculos- sea capaz de coexistir, y Pedro Sánchez de mantener su autocrítica ante Jordi Évole y de ganar las primarias. Y que nucleado por ambas fuerzas, se pudieran abrir a muy corto plazo las puertas de un cambio que tanto están necesitando muchos millones de personas. 

miércoles, 8 de febrero de 2017

DECEPCIONADO, NO, NICOLÁS. LO SIGUIENTE


Por más que me insistas, Nicolás, no te pienso hablar de Vista Alegre 2.

Ya te he dicho que los egos  y las enfenecidas luchas de poder demostrada por los dirigentes de Podemos, unida a su inmadurez política tan puesta de manifiesto, me producen una decepción tan grande que me resulta insoportable.

No quiero entrar en más consideraciones, sólo decirte, que me he abstenido con todas mis ganas de entran en este juego en aras al respeto que le debo a mi propia autoestima y a  mi dignidad y sobre todo, a los cinco millones de personas ilusionadas que les toca comprobar atónitos cómo los mismos dirigentes que los colmaron de ilusión y esperanzas, ahora se la están arrebatando a una velocidad de vértigo.

El 11 y el 12 ni te molestes en ponerme un Whatsapp porque no sólo no pienso ver ni leer nada, sino que hasta el móvil lo voy a tener apagado

Y llegará el día 13, que será el día que decida darme de baja o estar un tiempo más, a ver qué pasa.

¿Y qué pasará? Pues que existen un 90% de posibilidades, tal y como está el patio, de que de allí sólo salga confusión y enfrentamientos, en cuyo caso me daré de baja, y un 10% de que se geste un mínimo embrión de coexistencia que pueda hacer creíble que se pueda llegar a un Vista Alegre 3. Si tal fuera el caso, me quedaría un tiempo, hasta ver si las cosas se encaminan por la vía de dar un giro de 180 grados en el nuevo evento.

Giro que tendría que consistir, entre otras varias cosas, en liberar a Podemos del gueto aislado, minoritario, teoricista, semántico y plagado de egos de la Universidad docente y que el siguiente Consejo Estatal esté compuesto al 90%, por lo menos, por los territorios y muy singularmente de la desatendida España rural despoblada.  Que los círculos pasen de meros comparsas a ser los que impongan la política de Podemos desde la base en su triple sentido (proponer, debatir y decidir).

También, que se acabe con el dirigismo de los secretarios generales y que se vaya hacia organismos sustitutivos que,  sobre la base de garantizar la eficacia, sean lo más colectivos y corales posibles. Que se fijen criterios para poder hacer consultas directas a los inscritos, pero que, en ningún caso, se envista a nadie en particular de tal poder

Que  la elección de los organismos se hagan al menos mes y medio después de la aprobación de las políticas, a fin de imponer con hechos, que mientras se debate y acuerda la política, la lucha de cargos quede absolutamente al margen y todos nos centremos en lo más importante.

Que se pase de una vez por todas a reducir el gasto de las Administraciones sin que le afecte a los trabajadores entre diez mil y doce mil millones anuales, eliminando todas las duplicidades, las mafias de los cargos dedocráticos, la financiación de los partidos, excepto las campañas electorales etc

Y  tantas y tantas cuestiones encaminadas todas ellas a hacer las cosas de otra manera, a hacer realidad lo que llegamos a creer: Que otra política distinta era posible


martes, 7 de febrero de 2017

Robo a “Ley Armada” con premeditación y alevosía en los feudos socialistas de Susana Díaz y el Presidente de la Gestora


El impuesto de sucesiones aplicado a la gente normal y corriente, en ambas CCAA y otras, es ROBARLE a la gente salvajemente con la protección de la Ley, una buena parte de lo que es suyo,  pero no para costear la sanidad ni la educación ni la dependencia como nos cuentan con mentiras, sino para pagar con ese dinero público a las decenas de miles de MANGUILANES puestos a dedo de manera innecesaria indebida y despilfarrante, tanto en el partido como en las instituciones en una desvergonzada política de amiguismo, clientelismo y nepotismo, a semejanza del PRI mexicano.

Con el dinero público malgastado para pagar a sus redes clientelares, da más que de sobra para tener bien atendidos unos servicios básicos como la sanidad, la educación y la  dependencia y todavía sobran un buen puñado de millones de euros. ¿Cómo es posible, entonces, que estos caras duras, por muy autoridades que sean, se atrevan a robarle de esta manera tan cínica a la gente corriente con el impuesto de sucesiones? ¿Cabe mayor sinvergüencería?

¡¡¡Y pensar que ambas CCAA están presididas por el Presidente de la Gestora del PSOE y por la presidenta de la Junta de Andalucía aspirante a instalarse en Ferraz!!!


Poca sensibilidad y poca dignidad hay que tener para no sentir asco e indignación de que nuestro suelo patrio los pisen personajes públicos así. Pero lo que no puedo ya ni imaginar es la rabia que deben sentir  por dentro las decenas de miles de honrados socialistas, al ver que el dinero público, en vez de utilizarlo las dos autoridades citadas de su partido, para sufragar necesidades básicas, lo utilicen para mantener a sus varios miles de PARÁSITOS Y MANGUILANES puestos a dedo en sus redes clientelares. Diga lo que diga la Ley, si esto no es corrupción que venga Dios y lo vea.

jueves, 2 de febrero de 2017

Que la nefasta Susana Díaz se instale en Ferraz y que se perpetúe en Andalucía son dos males evitables.


Ya te expuse en otra carta, Nicolás, quien es Susana Díaz y el aborrecible  currículum que le acompaña. También te he comentado que toda el ala derechosa del PSOE, quiere convertir a esta impresentable política en Secretaria General en las primarias que van a celebrar.

Me dirás, Nico, que parece que le tuviera una ojeriza especial a esta política. Y sí, afirmativo, así es. A ningún político o política detesto  tanto como a ella. ¿La causa? Pues muy sencilla, porque es la persona más peligrosa del país, políticamente hablando.

Es un personaje tan de derechas como quienes nos gobiernan, pero mientras que el gobierno carece de capacidad para engañar a la mayoría social progresista y favorable al cambio; esta política, es capaz de engañar a Dios y a su madre, como gustaba decir a tu difunto padre, cuando hablaba de la gente mentirosa.  ¿Te acuerdas?  

Nunca jamás se ha dado un caso, al menos en España, que alguien, mientras te está mintiendo, te mire a los ojos dando la sensación de que dice la verdad, sin que se pueda percibir en su expresión, en su voz, en sus gestos, en sus ojos, en nada, detalle alguno de que está mintiendo. O sea, hoy por hoy, es el personaje ideal para una política nítidamente de derechas, simulada con un ropaje de izquierdas. Yo diría que es un personaje que da para un simposio de psicología.

¿Y qué hacer?

Pues la palabra la tiene la militancia socialista en las primarias, si le cierra el paso y votan a Pedro Sánchez, nos habrán evitado, de momento a todos, que esta derechosa y demagoga sin igual, cruce el Despeñaperros para instalarse en Ferraz y de paso le abrirá los ojos a una parte de la militancia andaluza, que es el primer paso para dejarla debilitada y darle la puntilla en los siguientes comicios de esa autonomía. Darle la puntilla, digo, pero de forma democrática, No con golpe de estado, como hicieron ella y su gente con Pedro Sánchez.

También pueden aportar bastante tod@s las personas progresistas de Andalucía que no pertenezcan al PSOE, haciendo una fuerte campaña contra Susana Díaz desde ya mismo, pero centrada en sus desatres como presidenta, que sobran motivos y es un derecho; pero sin entrometerse, para nada en la campaña de primarias del PSOE, es decir, sin pedir el voto para Pedro Sánchez, ni nada que esté relacionado con la campaña socialista.

¿Y qué campaña?

Pues decir la verdad, desenmascarar a esta funesta política por el aborrecible currículum que le acompaña, que ya te expuse extractado en otra carta y que te expongo aquí  de nuevo para cerrar esta carta:

-No haber trabajado en su vida y llevar una eternidad como dirigente del partido en Andalucía.
-Campeona de Europa de paro general, y aun más grave: de paro juvenil.
-Campeona del mundo, en clientelismo político con decenas de miles de personas puestas a dedo en el partido y en las instituciones comiendo la sopa boba, que viven a nuestra costa y que son los que se tiran a la calle para que el partido gane las elecciones y poder seguir con su chollazo.
-Presidir una de las tres CCAA con mas corrupción de España.
-Campeona de España en fracaso escolar.
-No haber sido capaces en casi cuarenta años de trasformar el mundo rural de los PER en economía productiva y empleo real.
-Campeona, quizás del mundo, en demagogia.

Seguro que estarás pensando, Nico, que con la que está cayendo en Podemos y con el daño que están haciendo los egos de algunos dirigentes, que me debería referir a ello. La explicación es muy simple, Nicolás: Tú me conoces y sabes que soy de sangre caliente y que cuando me afecta algo, necesito dejar pasar un tiempo, enfriarme y ponerme a reflexionar antes de ponerme a disertar. Y en estos momentos, en relación a Podemos, no es que tenga la sangre caliente, es que la tengo hirviendo, y así es imposible escribir una letra.


No voy a decir nada de Podemos hasta que no pase Vista Alegre 2, lo que tenía que opinar, ya lo he dicho en otras cartas. Hablaré cuando pase el evento si ha predominado la cordura y si no, ya veremos qué hago

lunes, 30 de enero de 2017

Mi partido, Nicolás, se llama: La gente humilde y la solución a sus necesidades más perentorias

Sí hombre, sí, Nicolás, no tengo ningún inconveniente en responderte a la crítica que me haces  en relación a mis cartas anteriores relativas a que, aunque sea muy difícil, no están cerradas las puertas a que en nuestro país pueda haber un cambio real dentro de dos años escasos. Si me lo permites, te contesto por el blog en vez de por whatsapp, por si alguno de sus lectores hubiera sacado conclusiones parecidas a las tuyas.

Al haberte hablado de las dos premisas previas que se tienen que  cumplir para que pueda ser posible el cambio real a corto plazo, me dices literalmente:  “Tus cartas dan la impresión de  que pareces casi más de Pedro Sánchez que de Podemos, cuando sabes que el comportamiento de Sánchez con Podemos fue la causa de que no hubiera un pacto de cambio a la Valenciana, al preferir pactar con Cs, la marca blanca del PP, y que la cantinela de que NO daban las cifras para ese pacto, esgrimido por los socialistas era un puro cuento, ya que daban de sobra como tú mismo demostraste en otras cartas y más aún, cuando sumar el apoyo del PNV estaba tirado”  

Por partes, Nicolás, mi partido  no es Podemos, ni el PSOE, ni ningún otro, mi partido se llama la “gente humilde y la solución a sus necesidades mas perentorias” donde entra también la lucha contra la despoblación que es un problema tan dramático como urgente de solucionar. Quien defienda a este partido a su lado me tendrá.

Yo, Nicolás, no vengo ahora a la política de partidos (la de luchar por la gente y contra las injusticias nunca lo dejé), sino que regreso  de nuevo, tras haber militado ya ocho años con anterioridad. De ellos he extraído la experiencia, común a todos los partidos, que la mayoría de la gente accede a militar en ellos con buenas intenciones, pero luego se encuentra con unos dirigentes defendiendo su posición de privilegio y su sillón por encima de todo, haciendo componendas entre ellos tú me apoyas aquí y yo te apoyo allí;  y ensimismados en esas disputas, la gente y sus problemas acaban pasando a segundo plano.

Y no sólo se encuentra el nuevo militante con el problema de unos dirigentes centrados en su causa y perdidos para la causa de la ciudadanía, sino con muchísimos militantes más, que aún no tienen puestos de privilegio y poder pero que acaban envenenándose del ambiente que se respira en ellos, se convierten en aspirantes a alcanzar privilegios y poder y se dan cuenta que para ello, el principal mandamiento es ser sumisos y mostrar la obediencia debida para que los de arriba no les cierren el paso, porque moverse significa no salir en la foto

Así, pues, Nicolás, mi experiencia me dice, que esas políticas internas que se llevan los  partidos, los va convirtiendo en un fin en sí mismo, en vez de ser una mera herramienta al servicio de la gente, mi partido. No me considero un líder de esas malas artes durante mi tiempo de militancia, pero tampoco un santo, tampoco una persona que no haya caído nunca en esos juegos. Pero lo cierto es, que ahora, con la experiencia y el trascurrir del tiempo, no hay nada que me repele más, sobre todo porque la lucha por los deslegítimos intereses particulares, partidistas y de poder, enajena de lo que realmente importa, la defensa de los intereses de la ciudadanía.

Esa es la razón por la que me inscribí en Podemos, queriendo creer que, por fin, la política se podría hacer de otra manera, que el ego y la lucha por el poder importaría poco o nada, que la participación real y efectiva desde abajo, desde los círculos, sería la manera democrática de decidir y actuar, que Podemos aceptaría, al fin, ser una herramienta para el cambio y no un fin en sí mismo y que en el centro de todo estarían siempre, siempre, siempre los intereses de la ciudadanía.

Desafortunadamente, ya veo que no es así o, al menos, no tan así, y que en Podemos están aflorando también egos y pugnas de poder que como te digo, Nicolás, tanto me repelen

Dicho lo anterior, no quiere decir que todo me de igual y que todo me va a dar lo mismo gane quien gane. No, eso, no; entre otras razones porque después  de que Pedro Sánchez base su campaña en la  defensa de la militancia y en darle voz y, sobre todo, en ser el único dirigente que ha hecho autocrítica pública de sus errores, reconociendo públicamente algo de tanta trascendencia como  que hay que aliarse a Podemos para gobernar, eso ya no tiene vuelta atrás y supone una puerta a la esperanza de primer orden y lo digo con gran satisfacción, aunque me traiga la consecuencia de que me puedan tildar de pedrosanchista. Me da igual, lo que me digan los impregnados de sectarismo partidista, porque mi partido ya te he dicho, Nico, que se llama “la “gente humilde y sus necesidades más perentorias” y si me diera de baja en Podemos en el caso que salieran divididos de Vista Alegre, no te preocupes, que no será para militar en el PSOE o IU, será para seguir luchando sin inscripción alguna.

No obstante, tras que Sánchez haya hecho autocrítica y se presente a primarias, no me cabe en la cabeza que Podemos no se esfuerce por conseguir una unidad digna en Vista Alegre y un compromiso cerrado de remar todos en la misma dirección, ya que no hacerlo, significaría renunciar de antemano  a la posibilidad que se abre de que pueda haber un cambio real en dos años a todo lo más tardar.

Si no lo hace, no creo que se lo perdone la ciudadanía, Nicolás. Yo por lo menos NO, porque eso significaría haberse cargado, nada menos, que toda esperanza de cambio a corto plazo, o sea, haberse cargado a mi verdadero partido: Solucionar las principales necesidades de la gente.

sábado, 28 de enero de 2017

¿Qué algunas CCAA van a luchar contra la despoblación? ¡¡¡Serán MEN-TI-RO-SOS!!!

Con motivo del reciente encuentro entre las CCAA y el Gobierno, algunos portavoces  que tienen en el ámbito que presiden Comarcas muy despobladas, alzaron la voz, en el sentido  de que se tuviera mucho más en cuenta la demografía  rural y su despoblación y que se distribuyera el dinero a las CCAA, no sólo teniendo en cuenta la población, sino primando mucho más el coste de los servicios.

Las buitreras mediáticas le han dado un eco mentiroso impresionante a esta propuesta, presentándola como que, al fin, se va a abordar el gravísimo drama de la despoblación, que ha creado ilusiones  falsas en algunas gentes del Medio Rural, entre los que no están al día de los entresijos de la política, que han creído de buena fe, que algo positivo se está moviendo para reactivar nuestras comarcas.

Por decirlo todo, hay un componente positivo y es, que por primera vez sale a la palestra pública, aunque sea desde las buitreras mediáticas la calamitosa despoblación que padece el medio rural del interior, algo insólito, en un país donde lo urbanita lo es todo y lo rural, como si no existiera, nunca se menciona.                      

Pero los hechos, desgraciadamente  van por otro lado, los hechos son: que se nos utiliza al medio rural como a conejillos de indias, como excusa y trampa para  que les llegue más dinero a las CCAA que soportan mayor despoblación. Pero eso no significa para nada, que si estas CCAA consiguen mejorar su financiación con la coartada de las Comarcas despobladas, ese incremento vaya destinado a la mismas, sino que lo gastarán donde quieran, o sea, en las áreas más pobladas, que es donde están los  caladeros de votos y donde prefieren invertir los empresarios.                       

 Distinto sería, si ese incremento, en el caso que lo logren, tuviera carácter finalista, es decir: que fuera  obligado destinarlo a las áreas  más despobladas, pero eso no es así, a ello nada obliga. Se trata, pues, de  ver si con la excusa de la despoblación llega más dinero a estas CCAA para destinarlo después donde les plazca y punto peloto.

¿Cómo les va interesar coger por los cuernos el Medio Rural y su despoblación?  Si les interesara, no tendrían guardada en un cajón desde hace la friolera de diez años, la Ley de Desarrollo Sostenible para el Medio Rural de 2007, que es una pieza excelente y  vital, hecha expresamente para combatir la despoblación y reactivar las Comarcas deprimidas; pese a lo cual ninguna Comunidad Autónoma abre la boca para que se ponga en marcha.

¿Cabe mayor desfachatez? ¿Cabe una forma más desvergonzada de llamarlos tontos? ¿Cabe mayor manipulación y burla al Medio Rural? ¿Cabe mayor desprecio? Sr Page y otros que tal bailan, yo no sé si Vds. representan bien o mal a las grandes poblaciones, pero a nosotros, al medio rural, no sólo no nos representan, sino, que además están haciendo lo indecible por hacernos desaparecer.

Esto, está más que visto, amigos del medio rural: o creamos plataformas comarcales con planes y integrales, reactivamos las que ya existen y nos coordinamos entre nosotros o que el último apague la luz. O si no, creamos un partido del medio rural, o lo que sea, pero así no podemos seguir ni un minuto más, que la noche eterna de nuestros pueblos la tenemos a la vuelta de la esquina.