lunes, 20 de marzo de 2017

No luchan contra la despoblación, se sirven de ella (1) Hoy, sólo un camino conduce a Roma


Hoy, Nicolás, empiezo con mi bloque monotemático de las sucesivas cartas que te voy a enviar sobre todos aquellos, que teniendo como coartada la lucha contra la despoblación; no sólo no la combaten, sino que se aprovechan de ella para otros fines.

Siempre se ha dicho, Nico que todos los caminos conducen a Roma; pero no hay regla sin excepción y, en este caso, la excepción es, que si bien hay muchas caminos abiertos contra la despoblación,  sólo hay un camino que conduce a Roma.

Es, pues, Nicolás, muy difícil aceptar a priori,  sobre todo si no se es dogmático, que entre tanta propuesta para combatir la despoblación, sólo una de ellas sea la correcta y, sin embargo, así es. Esa es la razón por la que necesito hacerte unas cuantas cartas seguidas para intentar que lo entiendas.

No me queda otra, amigo mío, que exponerte primero, aunque sea de manera sucinta, cual es ese camino correcto, antes de exponerte, uno a uno, los que no conducen a ninguna parte. ¿Y cuál ese camino? sigue leyendo

Pues mira, aquel que tenga detectadas una a una todas las Comarcas despobladas de la España rural interior allá donde están; que entienda que el problema no viene dado por razones de lejanía, orográficos  o climáticos, sino que el problema es político y la solución también ha de serlo; que considere la despoblación una Cuestión de Estado, que tenga los recursos presupuestarios necesarios; que aplique de manera integral todas medidas trasversales necesarias para reactivar dichas Comarcas  e invertir el proceso de despoblación y que aplique la discriminación positiva

Para poner en marcha  todo lo dicho en el anterior párrafo, afortunadamente, tenemos ya legislación en España, LA LEY DE DESARRLLO SOSTENIBLE PARA EL MEDIO RURAL DE 2007 Y EL DECRETO 2010 QUE LA DESARROLLA, que son las dos únicas piezas legales existentes contra la despoblación, pero suficientes. En estas piezas, no sólo está contenida toda la filosofía antes descrita, sino que, además, están concretadas, pueblo por pueblo, las 105 comarcas llamadas a revitalizar, las   84 intermedias que también precisan apoyo, ya que están abocadas a seguir el camino de las anteriores y, finalmente y las áreas periurbanas (distancias inferiores a 45 kms de la capital) que quedan excluidas de los apoyos de las comarcas antes descritas. ASÍ, PUES, LA CITADA LEY Y DECRETO ES EL ARO POR EL QUE TIENE QUE PASAR TODA LA POLÍTICA CONTRA LA DESPOBLACIÓN Y, POR LO TANTO, EL ÚNICO CAMINO QUE CONDUCE A ROMA.

Pero por muy claro que esté el camino, que lo está, no creas, Nicolás, que va a ser un camino de rosas, sino que, para que esté limpio de zarzas y otros obstáculos, necesitamos que se aplique correctamente la discriminación positiva, que estos planes provenientes del Estado y de las CCAA, coincidan en el tiempo con las ayudas europeas y aquellas de carácter económico orientadas al emprendimiento, que sean complementarias con las de Bruselas, no así las mejoras de servicios , infraestructuras y bienes de equipo, que son deberes inexcusables de nuestros gobiernos y no de Europa.

También precisamos unas comarcas naturales bien definidas para que sea más lógica y eficaz la aplicación de la Ley. Esto demanda una reoordenación del territorio y, entre tanto, utilizar las comarcas funcionales que ha descrito la Ley de Desarrollo Sostenible de Medio Rural de 2007 y Decreto de 2010 que la desarrolla.

Y cómo no, que en cada Comarca, las plataformas, creadas o por crearse, que participen en la elaboración y seguimiento de los programas, tengan como objetivo central luchar contra la despoblación a través de planes integrales. Y también habrá que regularizar dicha participación en cada zona, de tal modo, que no puedan aprovecharse para sus fines personales, los cacicones aprovechados, caza primas, ególatras,  nepotistas, etc, que existen en casi todas las comarcas (en la nuestra hay cinco o seis de armas tomar).

En definitiva: La línea está clara, el único camino que conduce a Roma también, pero no es un camino de rosas, sino que implica mucha tarea en cada comarca.


En la siguiente, Nicolás, te hablaré de la convocatoria entre las CCAA y el Estado, donde unas cuantas Comunidades  reclamaron que a la hora de distribuir las cuantías por CCAA, no sólo se tuviera en cuenta la mayor población como hasta ahora, sino también el problema de la despoblación, ya que en los ámbitos donde la misma se da los servicios son más costosos en relación al número de habitantes. 

Te adelanto que la reclamación a mi me parece buena, pero para combatir la despoblación nula y malintencionada. ¿Dónde está el truco? Pronto lo veremos

1 comentario:

Jerónimo Lorente Hernández dijo...

¿DÓNDE ESTÁ LA TRAMPA DE LAS CCAA? VAMOS A PENSARLO ENTRE TODOS